Categorías
Uncategorized

Las big techs están en un punto de quiebre: ¿cuál es el futuro de Silicon Valley?

Una revolución se vive en el sur de la Bahía de San Francisco. La forma en que se hacían negocios ya no es la misma. Las grandes firmas tienen mayor protagonismo en temas sociales y políticos, con el soporte de sus empleados. Los inversionistas comienzan a mirar a otros lados, aunque saben que este emblemático hub que se resiste a perder su hegemonía es y seguirá siendo el epicentro del devenir tecnológico en el mundo. Al menos, en el mediano plazo. Aunque todo es aún incierto.

Por: Franklin Marcelo, CEO de FlexiNumber*.

La pandemia ha traído una serie de cambios en el mundo. Para el caso de Silicon Valley, la meca de los negocios tecnológicos, podría decirse que ha acelerado aquellos que ya venía experimentando. A raíz de la reciente conversación que tuve con mi amigo Víctor Cadenas que trabajan en este centro de operaciones y por averiguaciones propias, he podido conocer su actualidad económica, política y cultural. 

La coyuntura ha puesto en la palestra a los líderes de todos los sectores: políticos, empresarios y otros actores con gran influencia. Desde antes de la crisis sanitaria, los CEO de big techs tenían preponderancia en la opinión pública en cuestiones sociales y políticas, pero es en el transcurso del 2020, a la par de la expansión del virus, que estos han tenido aún mayor protagonismo (con la consiguiente controversia del caso).

Por ejemplo, a razón del movimiento #BlackLivesMatter, Tim Cook, el mandamás de Apple, realizó un pronunciamiento rechazando el racismo. Sundar Pichai, CEO de Google, se sumó al mismo mensaje y anunció nuevas políticas que favorecerán la representatividad de la comunidad afroamericana en la compañía.

Esta toma de posición ha ido de la mano con el soporte de estas grandes empresas a las causas sociales por las que apuestan sus empleados. Así, Apple trazó e implementó una política de apoyo a sus colaboradores del tipo “2×1”: si estos daban 40 dólares a alguna entidad benéfica, la empresa aportaba 80.

En las oficinas de Silicon Valley también se respira un ambiente de mayor apertura a la discusión pública, alentado por las mismas compañías. Es común la realización de charlas o la creación de espacios corporativos en los que se discuten temas como las desigualdades y otras brechas que afectan a la sociedad norteamericana.

Alerta ante competidores y fracturas en los servicios

En los últimos meses, la relevancia política de Silicon Valley ha sido tan sonora como aparentes prácticas que buscan monopolizar servicios liderados por sus integrantes. Es el caso de Parler, la app alternativa de medios sociales que se quedó sin alojamiento en Internet luego de que Amazon, Apple y Google la eliminaran de sus plataformas en un lapso de unas poco más de 24 horas. Parler acusó ser víctima de una censura contra la libertad de expresión de Internet.

Parler demandó a Amazon por violación antimonopolio. Fuente: Getty Images.

Parler se presentaba como la alternativa a Twitter (además de plantarle cara a Facebook y Google) en cuanto a la difusión de contenidos que venían siendo regulados. Poco antes del ‘bloqueo’ a Parler, y luego de que cancelara la cuenta del saliente presidente Donald Trump, las acciones de Twitter cayeron en aprox 15 %.

Fuente: NASDAQ.

Las acciones de Facebook, Apple y Google también han reportado caídas en sus acciones durante esos días. Todo esto habrá que analizarlo en las próximas semanas, para definir si es una tendencia o solo un rush del momento tan tenso que se ha vivido últimamente.

En la línea de la realidad de las redes sociales, no menos importante es la noticia de la creciente y acelerada suma de usuarios a Telegram y Signal, tras las críticas a WhatsApp por el cambio de sus términos de uso y privacidad.

Vida y negocios dentro y fuera de Silicon Valley

La turbulencia que se vive en la cuna de los titanes virtuales, al parecer, acelerará un fenómeno que tiene lugar desde antes del 2020. Se trata de la mudanza de los capitales hacia mercados como China, India, Brasil e Indonesia, países donde la tecnología ha alcanzado un nivel de maduración importante.

Ray Dalio, uno de los inversionistas de mayor talla mundial, ha afirmado que el 2020 ha sido un año decisivo para los mercados chinos y que ellos se convertirán en un centro financiero mundial que competirá con Nueva York y Londres. El fundador de Bridgewater ha destacado el desempeño económico de China, indicado que la COVID-19 favoreció la entrada de inversión por 1 billón de yuanes.

Las inversiones en start-ups ya no tienen como destino directo Silicon Valley, sino que la mirada está puesta también en mercados emergentes con gran potencial tecnológico. Esto se ha visto favorecido por una cultura en la que hacer negocios ya no implica la presencialidad, sino que ellos se cierran a distancia: se trata de un “desacoplamiento” del capital y la geografía.

La virtualidad también, y naturalmente, ha modificado la modalidad laboral en Silicon Valley, pues, como en casi todas las partes del mundo, los trabajadores han adoptado el teletrabajo. Esto ha traído como consecuencia que los colaboradores se muden a otros sitios para realizar sus funciones, ya que los costos del mercado inmobiliario en la ciudad digital son elevados. El negocio del real state en la bahía, por ende, se ha contraído.

Fuente: Apartment List.

Too big to fail**

Algo similar sucedió con las crisis que tuvieron que enfrentar los grandes bancos de Estados Unidos: era tan grandes que no se podía permitir que cayeran.

Las big techs de Silicon Valley están en un punto de quiebre. Su incidencia en la discusión pública y toma de acción con respecto a servicios donde se toca fibras sensibles como la expresión humana han generado una especie de fractura en sus fueros, con clara repercusión en sus capitales y la aparición de competidores que no temen enfrentarlos.

¿Estará el mundo listo para crear hubs tecnológicos alternativos? ¿Nuevas aplicaciones y herramientas digitales destronarán a las ya establecidas? Ya existen nuevos jugadores en diferentes partes del mundo que han dado pasos dados en este sentido, y este podría ser un buen momento para invertir en ellos.

No obstante, Silicon Valley es y seguirá siendo un poderoso ecosistema con muchos stakeholders influyentes a su alrededor. El 2021 puede marcar un nuevo derrotero en el devenir de la tecnología en el mundo**.

Si quieres conocer cuáles son las empresas que representan grandes oportunidades de inversión, sígueme en LinkedIn.

* Artículo publicado originalmente en Diario Gestión.

** Créditos a mi amigo Víctor Cadenas, conversational analyst en Apple, por enseñarme sobre este concepto y darme luces acerca de la vida en Silicon Valley.